Me urge vivir

Desde pequeña siempre he sentido ese impulso vital, no puedo estarme quieta, tengo la necesidad de moverme, de actuar, de vivir. Mis padres, bueno sobre todo mi madre en alguna ocasión me ha comentado que incluso mi llegada al mundo fue así. Mis padres querían disfrutar un tiempo de casados y al cabo de unos 2 años, tener niños, sin embargo a los dos meses de casarse, mi madre se quedó embarazada de mí, me urgía venir a este mundo, lo de esperar no es para mí.

Esa urgencia la vivo en mi día a día, en ocasiones soy consciente de ella, en otras tantísimas me hace moverme a impulsos, en ocasiones me favorecen y en otras quizá no tanto. Sin embargo , poco a poco voy pudiendo respirar más relajadamente, me estoy dando permiso para ocupar todo el espacio que necesito y desarrollar el movimiento que me surja desde el origen hasta su muerte.

Esta urgencia o ansiedad, siento que no me permite profundizar, anclarme en el presente, hace que pase de puntillas, eso sí los efectos pueden ser demoledores como un tornado.

Tengo la creencia de que somos capaces de re-construirnos, y de un tiempo a esta parte, empiezo a sentir lo bueno que es poder observar esta urgencia de vida, sin por ello tener que seguirla como caballo desbocado, este es un propósito para esta 41 vuelta al sol, el permitirme un margen para observarme, respirar y si así surge realizar el movimiento de forma consciente.

Hay una palabra que últimamente escuchó bastante, ya te he hablado de mi quiropráctico en algún post anterior (https://sembat.home.blog/2019/08/09/por-las-nubes/). Cada vez que voy a su consulta, me dice “Bienvenida Paloma“. Cuando lo escucho o incluso ahora al escribirlo no puedo evitar que se me llenen los ojos de lágrimas. Que bueno es sentirse acogido con amor. Por eso mismo voy a acogerme con amor a mí misma, a la fuerza creadora de la vida y para honrarla siento que solo hay dos formas, agradeciendo y confiando. Así me entrego agradecida y confiada.

Gracias por leerme, por acompañarme y bienvenida a este pedacito de mí.

Dicen que vienen tormentas y lluvias por mi tierra, si en estos días tienes la suerte de que llueva cerca de donde estás, la semilla que me gustaría compartir contigo es que salgas a pasear bajo la lluvia, sin urgencia, sin prisa, con los sentidos abiertos para captar esa limpieza que nos regala la lluvia, la brisa o vendaval, la ligera llovizna o lluvia torrencial, me encanta salir a pasear en esas tormentas, sin rumbo, solo disfrutándome.

Salud y buena vida🌻

Publicado por palomaria78

Me considero una peregrina en esta vida, entendiendo peregrina como persona con ganas de aprender, viajar, descubrir y acompañar en el crecimiento personal tanto a la gente que comparte camino conmigo como conmigo misma.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: