La vajilla

Aquella mañana mientras caminaba para ir a comprar el pan, la vió, al otro lado del cristal. No pudo evitar pararse y contemplarla. Cómo le gustaría tenerla, era perfecta para su comedor. Dejó volar la imaginación y la visualizó perfectamente colocada y presidiendo la vitrina.

De pronto volvió a la realidad, sabía que tenía ya muchas vajillas, que no era necesario ni apropiado, así que siguió su camino con el deber y la eficiencia como directriz, eso le había funcionado toda la vida.

Pasaron los días, las semanas, los meses y hasta creo que algún que otro año y claro….tanto pasar, la vida pasó y “su nena” se casó, porque además de decoradora, hija, hermana, amiga y esposa también era madre, entre otros tantos papeles que le otorgó la vida.

“Su nena” la llevó para enseñarle la vajilla de la que se había enamorado, estas cosas suceden cuando menos lo esperas y de quien menos lo esperas, hasta de vajillas sí. Y para su sorpresa, la llevo a una tienda donde estaba La Vajilla, aquella con la que dejo volar la imaginación. De pronto toda la eficiencia y “deberías” se anularon ante la petición de “su pequeña”. Fue feliz regalando La Vajilla a “su nena”.

Y claro, la vida siguió como canta Sabina y los finales suceden, y como el enamoramiento, cuando menos lo esperas. Así que el final del matrimonio de “su pequeña” también siguió. Mudanzas, lloros, abrazos, firmas, abogados, aviones, conversaciones, coches, mudanzas, lloros, abrazos, aviones…….

Y una tarde observó varias cajas en el comedor, su hija se las habría dejado. Al empezar a desempaquetar sintió como se le caía una lágrima por la mejilla…..Cómo de curiosa y maravillosa es la vida, los diferentes caminos y encrucijadas que escoje. Pues aquella tarde La Vajilla, aquella en que aquella mañana la hizo volar, estaba en su comedor y en unas pocas horas presidirá la vitrina.

La semilla bonita que te invito a probar, para acompañar este relato, es que cojas entre las manos un paquete de café, lo abras e introduzcas la nariz en el interior, inhala hasta que ese aroma intenso y amargo te embriaga…..qué gran capacidad de transportarnos tiene el sentido del olfato.

Salud y buena vida🌻

Publicado por palomaria78

Me considero una peregrina en esta vida, entendiendo peregrina como persona con ganas de aprender, viajar, descubrir y acompañar en el crecimiento personal tanto a la gente que comparte camino conmigo como conmigo misma.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: